En este priviliegiado entorno el restaurante no podía faltar un restarante a la altura. El Embarcadero sirve sabrosos platos de nuestra cocina tradicional vasca